Nuevas orientaciones en Teleformación

El objetivo de este post es aclarar las nuevas orientaciones que ofrece la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo en relación a los criterios que deben cumplir las acciones formativas impartidas en la modalidad online, en función de la cual IDIT Formación ha adaptado su campus virtual y herramientas de seguimiento y apoyo tutorial, así como el catálogo de acciones formativas.

Al hablar de teleformación nos referimos a aquellas acciones formativas realizadas a través de  una plataforma que posibilita la interacción de participantes, tutores y recursos localizados en diferentes lugares.

Las aulas virtuales se considerarían un tipo de teleformación, siendo lo que las diferencia del resto  la posibilidad de que todos los participantes se encuentren conectados a la misma de forma sincronizada.

Para que el aula virtual sea bonificada, esta debe estar incorporada a una plataforma virtual que cumpla una serie de requisitos. Estos son los siguientes:

  • La evaluación final y tutorías que necesiten presencia física no podrán realizarse a través del aula virtual.
  • Las horas de formación deben corresponder al tiempo medio de adquisición de conocimientos por parte del alumno. El porcentaje de actividades de aprendizaje debe alcanzar al menos el 75%, según el Servicio Público de Empleo Estatal, traducido en tiempo de conexión del alumno.
  • Los Órganos de Control revisarán los distintos aspectos del curso, para determinar si los tiempos de conexión empleados por los alumnos son suficientes para la adecuada ejecución de la formación.
  • Si la formación se realiza para la obtención de certificados de profesionalidad se deberá cumplir lo establecido en el Real Decreto 34/2008, de 18 de enero, la Orden ESS/1897/2013, de 10 de octubre y la Resolución de 26 de mayo de 2014 del SEPE.

REQUISITOS DE LAS PLATAFORMAS

Entorno virtual de aprendizaje sistemático que, permitiendo la interacción y el seguimiento,  posibilita, mediante la conexión como usuario autorizado, el acceso a contenidos, actividades de aprendizaje y recursos formativos multimedia.

  1. Requisitos Técnicos
  1. Interactividad: Se debe garantizar la interacción entre participantes, tutor y la propia plataforma.
  2. Disponibilidad 24 horas los 7 días de la semana.
  3. Permitir un acceso simultáneo a todos los posibles usuarios.
  4. Accesibilidad. Las plataformas y contenidos deben ser accesibles para las personas con discapacidad (Ley 30/2015, Artículo 14.1).
  5. Backup (copia de seguridad) para garantizar la recuperación de la totalidad de los datos en caso de fallo del sistema.
  6. Tratamiento de datos personales según lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre.
  7. Debe soportar contenido multimedia: vídeo, audio e imagen.
  1. Organización de la formación

Guía didáctica del curso.

Manual online sobre el funcionamiento de la plataforma.

  1. Registros de actividad

La plataforma debe generar registros de interacción con el programa por parte de cada usuario, así como el de todas las actividades que realizan. Deberán permitir comprobar:

  1. Los tiempos de conexión e interacción de los participantes entre las fechas de inicio y fin de la acción formativa/curso,
  2. Trazabilidad el participante. Se comprobará la navegación del alumno por todos los contenidos de la acción formativa.
  3. Controles de aprendizaje al menos del 75%.
  4. Asistencia tutorial
  5. Interactividad de los participantes a través de las herramientas de comunicación de las plataformas.

4. Herramientas de comunicación. Estas deberán estar integradas en la plataforma.

– Foro y chat

– Mensajería, mail, Skype, etc.

– Visualización de usuarios en línea.

  1. Contenidos formativos. Estos deben ser interactivos, para que el formador tenga información de la situación del alumno. Deben estar disponibles en su totalidad a través de la plataforma y contar con apoyo audiovisual relacionado con los contenidos que facilite el aprendizaje. No se considera teleformación la mera descarga de contenidos en pdf u otros formatos.

SISTEMA TUTORIAL

Este debe existir a lo largo de la acción formativa, incluyendo acciones orientadoras y de apoyo a los procesos de aprendizaje que den respuesta a los problemas y consultas.

  1. Requisitos del sistema tutorial:

Medio de realización: Se admitirán diferentes formas de realización de la actividad tutorial, siempre y cuando garanticen la interacción entre tutor-formador y participantes (correo electrónico, foro, videoconferencia – a través de Skype u otros medios -, etc.), se adecúen a los objetivos de la formación y  pueda conservarse registro de las mismas. No será válida la tutoría exclusiva por teléfono. El tutor debe tener un máximo de 80 alumnos.

  1. Requisitos de los Tutores-formadores. Estos deben tener la formación y/o experiencia en la materia objeto del curso, así como formación y/o experiencia en tutorías de teleformación.

El número de horas de tutorías quedará limitado al número de horas de la acción formativa. Asimismo, el número de horas anuales de disponibilidad del tutor vendrá determinado por las establecidas en el convenio colectivo correspondiente o por el contrato laboral.

Es imprescindible que el grupo formativo disponga, como mínimo, de un tutor acreditado con capacidad técnica y conocimientos para impartir la acción formativa.

Sus funciones serán las siguientes:

El tutor/formador llevará a cabo dos tipos de actividad diferenciadas que podrán ser desempeñadas por una o más personas.

Dinamizador. Papel proactivo en todo el proceso formativo.

  • Presentar el curso, la metodología y los tutores-formadores a través del foro o mensajería integrados en la plataforma.
  • Orientar y guiar en la realización de actividades, el uso de los materiales y la utilización de las herramientas de la plataforma.
  • Fomentar la participación.
  • Solucionar problemas relacionados con el desarrollo del curso.
  • Realizar el seguimiento de la participación de los alumnos.

Formador. Persona capacitada para impartir los conocimientos de la acción formativa.

  • Realizar el seguimiento de la evolución del aprendizaje del alumno con el fin de comprobar si adquiere los conocimientos previstos.
  • Resolver dudas relacionadas con el contenido del curso.
  • Prestar el apoyo necesario mediante una labor de refuerzo del dinamizador.
  • Participar en el seguimiento de las actividades realizadas por los alumnos y realizar los controles de aprendizaje y evaluación.

CONTROLES DE APRENDIZAJE Y EVALUACIÓN

  1. Controles de aprendizaje

La Ley 30/2015 incide en la evaluación orientada a resultados, que en el caso de la modalidad de teleformación deberá permitir acreditar la adquisición de conocimientos por parte de los alumnos y la consecución de los objetivos establecidos. Para ello, es imprescindible disponer de controles de evaluación de aprendizaje.

– Los controles de aprendizaje y/o pruebas de autoevaluación deberán ser acordes con los contenidos, permitiendo evaluar el cumplimiento de los objetivos del curso así como el seguimiento durante el proceso formativo.

Trazabilidad del participante: para poder realizar las pruebas de autoevaluación, el participante debe acceder previamente a los contenidos que las originan.

– Para tener la consideración de participante finalizado, además del tiempo de conexión, tiene que haber realizado al menos el 7 5 % de los controles de aprendizaje.

  1. Cuestionario de evaluación. Este deberá estar accesible a través de la plataforma.

ACREDITACIÓN DE LAS ACCIONES FORMATIVAS

  1. Período de mantenimiento del curso/plataforma:

Aunque los cursos hayan finalizado, la plataforma y el nombre de usuario y clave facilitada al alumno deberán permanecer activos todo el periodo de ejecución de la iniciativa y hasta un mes después de la presentación del último boletín de cotización del ejercicio correspondiente para facilitar las actuaciones de Seguimiento y Control.

No es necesario que el curso en sí se mantenga en la plataforma una vez finalizado, pero la norma establece que debe conservarse la documentación/soporte acreditativo del mismo durante cuatro años.

  1. Documentación acreditativa a conservar

Deberá conservarse, durante un período de cuatro años, la siguiente documentación relativa a las acciones impartidas bajo la modalidad de teleformación:

a) Registros de actividad/interacción con el programa (incluyendo la asistencia tutorial y de la realización de controles de aprendizaje).

b) Controles de aprendizaje/pruebas de evaluación.

c) Contenidos y recursos didácticos.

d) Guía didáctica.

e) Currículum y acreditaciones del tutor-formador.

f) Acreditación de entrega de Cuestionarios de evaluación*.

g) Acreditación de entrega de Certificados de participación o Diplomas*.

* Si la entrega (descarga) se realiza a través de la plataforma, el alumno deberá acceder utilizando su clave personal y existir registro de dicha descarga a modo de recibí. Así mismo, si la entrega se realiza mediante otros medios (correo electrónico o similar), deberá poder acreditarse que se cumplió la obligación en tiempo y forma, mediante recibís, informes de entrega, acuses de recibo de los participantes.

El formato en el que deberá conservarse la documentación, independientemente de cómo haya sido generada, será en soporte papel o electrónico.

Desde IDIT esperamos que este resumen os haya servido de ayuda. Y recordad que todo nuestro catálogo de cursos online se adaptan a la misma. ¡Consulta ya el tuyo!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *